La Mesa de Unidad Democrática convoca a una Toma de Venezuela luego de que quedara frenado el referendo revocatorio para destituir al presidente Nicolás Maduro. Gobierno y oposición se acusan mutuamente de golpistas.

La oposición de Venezuela intentará hoy mostrar su fuerza en la calle, con manifestaciones en todo el país, luego del duro golpe que supuso la suspensión del proceso de referendo revocatorio que impulsa contra el presidente Nicolás Maduro. El lunes último, el Papa Francisco recibió al jefe de Estado del país caribeño y pidió que se abra una mesa de diálogo que tendría lugar en la isla Margarita el 30 de octubre.

La coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha convocado a los opositores a una "Toma de Venezuela", en el que debía ser el primero de tres días para la recolección de cuatro millones de firmas (20% del padrón electoral), último paso antes del llamado a referendo y con el cual la oposición se proponía poner en evidencia el mayoritario rechazo al gobierno de Maduro.

Embed

El proceso quedó suspendido la semana pasada por decisión de tribunales penales regionales, que dieron lugar a denuncias de fraude del oficialismo en la primera etapa de recolección de las firmas del 1% del padrón electoral.

Gobierno y oposición, que se acusan mutuamente de "golpismo", exploran al mismo tiempo la posibilidad de una mesa de diálogo con facilitación del Vaticano, en medio de una aguda crisis económica que se traduce en escasez de alimentos y medicamentos y una inflación calculada por el FMI en 475% para este año.

Embed


El gobierno culpa de la crisis económica a "empresarios de derecha" que buscan desestabilizarlo, pero la oposición responsabiliza al modelo y sostiene que el revocatorio era la última "válvula de escape" de la población que debe hacer largas filas para conseguir los pocos productos de precios subsidiados.

Cuando transcurran las manifestaciones de la MUD este miércoles, Maduro estará reunido en el Consejo de Defensa de la Nación, del que participan todos los poderes públicos y en el que se propone abordar lo que considera un "golpe parlamentario", en referencia a un juicio de responsabilidad política que la Asamblea Nacional acordó iniciar en su contra.