La defensa de Ibar Pérez Corradi no apeló el procesamiento dictado por la jueza Servini de Cubría y quedó a un paso del juicio oral por el tráfico de 14 toneladas de efedrina entre 2007 y 2008.
La decisión de ir a un juicio rápido y no apelar el procesamiento fue del propio Pérez Corradi, por lo que ahora la jueza deberá definir si la investigación está lista para ser elevada a debate oral.

Además, el mismo Pérez Corradi reconoció que cometió el delito y relató a lo largo de sus declaraciones en los tribunales de Comodoro Py las maniobras en las que involucró a policías y funcionarios de Aduana.

El procesamiento se dictó en base a distintas evidencias, como las llamadas que Pérez Corradi mantuvo con sus proveedores Josué Fuks y Alfredo Abraham; la utilización de Jorge Ochoa como pantalla con la droguería Master Farm para importar 1300 kilos desde China y la India, y la propia confesión del imputado sobre el tráfico del precursor químico.

Pérez Corradi fue procesado semanas atrás por los delitos de comercialización de estupefacientes e introducción de estupefacientes al país agravado y fue embargado en $98 millones, que es el valor estimado de los 14 mil kilos de efedrina.

La resolución de Servini no se expidió sobre la situación procesal de Pérez Corradi con respecto a los asesinatos de General Rodríguez, tres crímenes de los que está acusado de ser el autor intelectual.

Pérez Corradi estuvo prófugo durante 4 años y fue capturado el 19 de junio pasado en Foz de Iguazú, y extraditado al país desde Paraguay. Se encuentra detenido en el edificio "Centinela" de Gendarmería Nacional bajo el régimen de protección de testigos e imputados.

El detenido fue también elevado a juicio oral por lavado de dinero en la causa de la mafia de los medicamentos y en el fuero Penal Económico es investigado por el intento de contrabando de efedrina.
También tiene un pedido de extradición de Estados Unidos por el envío a ese país de pastillas de oxicodona.