"Nadie debería morirse sin ver este espectáculo". Pablo Matera quedó impresionado. Jorge Ruarte, el utilero de Los Pumas que es oriundo de Puerto Madryn, se los había adelantado, pero ellos no pensaron que era para tanto.

"Es mucho más de lo que imaginaba y de lo que me habían dicho", continuó el tercera línea salido de Alumni que este año integró los seleccionados de Los Pumas y los Jaguares. "Es una sensación única, tan impactante como jugar contra los All Blacks, aunque menos peligroso", siguió Santiago Cordero entre comparaciones y risas.

"Yo vi ballenas en Canadá, pero no tan grandes ni desde tan cerca. Imaginate que se acercaron hasta el bote, podríamos haberlas tocado si no estuviera prohibido porque están protegidas", completó Tomás Cubelli, el medio scrum salido de Belgrano Athletic que ahora, además de Los Pumas, juega en los Brumbies de Australia.

ballena.jpg

Los tres Pumas se hicieron un hueco en su agenda y, antes de la última gira por Japón y Gran Bretaña, viajaron a conocer una ciudad que les despertaba mucho interés. Cordero ya había estado antes, pero deseaba repetir, sobre todo para presenciar el famoso avistaje de ballenas en Puerto Pirámides, cuya temporada comienza en junio y se extiende hasta diciembre.

"Disfrutamos y aprendimos. Me encantó saber que la ballena franca austral es quizá la más grande del mundo, que vienen a Madryn por sus crías y para aparearse... De hecho las vimos con sus crías y hasta nos tocó ver una ballenita albina, las blancas, que es un tipo que se ve muy poco", contó Matera. Invitados por el Ente Mixto de Turismo, también hicieron una travesía de 4x4 por los médanos para visitar playas más alejadas aunque no pudieron nadar con los lobos marinos, como estaba pautado, porque ese día la marea estuvo rebelde.

Además, el trío disfrutó de una mañana a puro rugby con chicos entre 4 y 18 años de Madryn y Trelew en las canchas del Puerto Madryn Rugby Club. "Fueron momentos increíbles, que los chicos no se la olvidarán más. Más de 200 interactuaron con ellos, que se portaron de maravillas", dijo Bernabe Urtubey, entrenador de los infantiles de Madryn RC. "Fue más que nada compartir un entrenamiento y nos encantó estar en contacto con los chicos", contó Cordero.

Madryn.jpg
Una hermosa mañana compartieron con chicos de 4 a 18 años en el Madryn RC
Una hermosa mañana compartieron con chicos de 4 a 18 años en el Madryn RC

"Hasta los más conservadores se le animaron al pulpo", contó Ruarte, ex jugador de Madryn RC que cumplió muy bien con su rol de anfitrión. Así pasaron sus cuatro días por la bellísima ciudad chubutense. Disfrutando de la naturaleza y de los más chicos. "Dos cosas que nos llenan de energía para lo que viene", cerró Matera.