El carismático actor prefiere vivir en Córdoba, dado que le cuesta descansar por los ruidos de la ciudad.

Damián de Santo vive hace diez años en Córdoba, donde atiende un complejo de cabañas. Pero viene a Buenos Aires cuando tiene proyectos que le interesen, como su papel en Educando a Nina.

Sin embargo, está aquí el tiempo necesario y regresa ni bien puede a Córdoba. El actor develó uno de los principales motivos de esta decisión.


Seguí leyendo en RatingCero.com