La fiscalía no apeló la decisión tomada por el juez federal Claudio Bonadío, por lo que los empresarios Hugo y Mariano Jinkis y el ex secretario general de la Conmebol no se irán del país pero igualmente deberán enfrentar las causas abiertas en la Justicia argentina.
El fallo que rechazó extraditar a los Estados Unidos a los empresarios Hugo y Mariano Jinkis y al ex secretario general de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), Eduardo Deluca, quedó firme este miércoles ya que la fiscalía no apeló la decisión tomada por el juez federal Claudio Bonadío.

Ante esto, los Jinkis y Deluca no serán extraditados pero deberán enfrentar las causas judiciales abiertas en la Justicia argentina. El fiscal federal Eduardo Taiano desistió de apelar el fallo y por eso no será revisado por la Corte Suprema de Justicia, explicaron fuentes judiciales.

Embed
El plazo para cuestionar la sentencia de Bonadío, dictada la semana pasada, venció esta mañana sin que se presentara la apelación.

Los tres están involucrados en el escándalo por manejo de fondos en la FIFA
y fueron sometidos a un juicio de extradición en el que Bonadío entendió que el delito por el cual los requiere la Justicia estadounidense no está tipificado en Argentina.

Embed
Taiano había pedido la extradición durante el juicio pero luego desistió de apelar el fallo adverso.
Los Jinkis son dueños de la firma Full Play que tenía los derechos de televisación de fútbol internacional.
La Justicia de Estados Unidos los requería en la causa en la que está imputado en los Estados Unidos el ex Ceo de Torneos y Competencias (TyC), Alejandro Burzaco, quien permanece en un departamento de Manhattan luego de pagar una fianza de 20 millones de dólares y comunicar su voluntad de colaboración con el FBI.

En ese país se investigan los delitos de "extorsión, fraude electrónico y lavado de activos" y el supuesto pago de sobornos a funcionarios de la FIFA para obtener los derechos de televisación de competencias de fútbol.