Seis villas de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires quedarán integradas a Street View y podrán ser recorridas a través de imágenes en 360 grados, a partir de una iniciativa entre la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), Techo Argentina y Google, que busca terminar con "una historia de invisibilización de lo que ahí pasa", según coincidieron los impulsores del proyecto.
Este "plan piloto" incluye a la Villa 31 y la 20, además de otro asentamiento del sur de la Ciudad -que los impulsores de la movida prefieren aún no dar a conocer- , y los barrios Alberti, San Cayetano, La Matanza, y Los Pinos, en Escobar, en la provincia.

Uno de los objetivos de la iniciativa "darle visibilidad a estos barrios", teniendo en cuenta que "sólo en la Ciudad de Buenos Aires el 10% de la población vive en villas o asentamientos, y hay una historia de invisibilización de lo que ahí pasa", afirmó el codirector de ACIJ, Sebastián Pilo.

"Esto aporta a que se sepa que ahí vive gente, que dejen de ser terreno baldío para el imaginario social y para reducir las barreras físicas y sociales entre el resto de la ciudad y estos barrios", puntualizó durante la presentación de este plan.

El proyecto también apunta a que los habitantes de estos barrios tengan "las mismas prestaciones tecnológicas a las que accedemos en otras partes de la ciudad", como la posibilidad de georreferenciar lugares públicos, monumentos, plazas, centros culturales o negocios, agregó.

Embed
"El tercer gran aporte tiene que ver con la posibilidad de facilitar el ingreso de servicios públicos en estos barrios", continuó, y recordó que "hoy por hoy hay muchos problemas, por ejemplo, para el ingreso de ambulancias" o autobombas, "muchas veces porque no sabes cómo llegar a los lugares".

El mapeo de las calles y pasillos de estos barrios precarios se llevará adelante en coordinación con dirigentes barriales, "quienes nos transmitieron la alegría de que esto pase", y con el aval de los gobierno de la Ciudad y la Provincia, aseguró Pilo.

Por su parte, el director Ejecutivo de Techo Argentina, Virgilio Gregorini, valoró la "integración social" que permitirá el uso de esta herramienta "al dejar de invisibilizar".

Gregorini destacó la articulación entre las organizaciones y subrayó la posibilidad de trabajar con Google, que "entiende que 'estas manchas' (en relación a cómo se ven las villas en los mapas) son parte de la Ciudad, y que están vulneradas".

Con esta iniciativa Google podrá "expandir la cobertura (de Street View) en zonas que por algún motivo no fueron cubiertas", señaló Iturria, y destacó que "el 95% de las áreas pobladas del país" ya pueden explorarse con el sistema de imágenes inmersivas.

"Estas imágenes van a quedar conectadas a la trama urbana, como las tenemos en Google Maps, tratando de mostrar el mundo tal cual es", agregó.

Google ya había realizado una experiencia similar en Río de Janeiro, donde este año trabajó con organizaciones de la sociedad civil para agregar a Street View algunas de las favelas de esa ciudad brasileña.

"Pero este proyecto es el que más imágenes va a recolectar en menos tiempo", aclaró la directiva.

Los "trekker", como se llama a esta especie de pelota que suelen llevar los autos de Google en sus techos y que en este caso se transportarán en una mochila, están compuestos por 15 lentes que toman fotos cada dos metros.

Para este plan piloto, las organizaciones utilizarán uno de estos equipos (cuyo peso es de entre 20 y 25 kilos) y, según prevén desde ACIJ, les tomará aproximadamente una semana mapear cada barrio.

El mapeo comenzará dentro de 14 dias por la Villa 31 de Retiro, pero las imágenes se publicarán todas juntas y recién estarán subidas a Internet en meses.

Es que al proceso de captura de imágenes -que sólo puede hacerse si no llueve y en un horario en el que la luz del sol no supere un ángulo de 30 grados, según explicaron desde Google- le sigue una etapa de "costureo", en el que los "panoramas", como se llama a cada toma de 15 imágenes, se unen unos a otros.

Este momento de edición, que también contempla la difuminación de rostros, patentes de autos y otro tipo de información privada, se realiza a través de una serie de algoritmos.

"En un mes podría hacerse todo el relevamiento", afirmó Pilo, aunque aclaró que "el procesamiento de las imágenes puede llevar meses".