Un hombre que estaba golpeando salvajemente a su ex pareja quedó detenido luego que la hija de ocho años de la mujer le pidiera ayuda, "porque él va a matar a mi mamá", a los policías que habían concurrido ante la denuncia de un vecino a la casa del agresor en Guaymallén.
El hombre identificado como Andrés Sebastián Romero, quien tenía en su haber tres denuncias por violencia de género, estaba hasta ahora en libertad pero terminó preso tras su último ataque este martes a la noche, cuando golpeó a la madre de su hijo.

Además para la policía su nombre no era desconocido porque tenía tres pedidos de captura por distintos delitos. Ese día por enésima vez discutió con su ex pareja. Los gritos se escuchaban en toda la cuadra, creando la preocupación lógica en el vecindario. Entonces un vecino tomó las riendas y llamó al 911 para dar la novedad de lo que estaba pasando.

Embed
Mientras tanto, la mujer salió corriendo de la casa y fue hasta la esquina para escapar de la furia del hombre pero él la persiguió, la tomó por el cabello y la arrastró por la vereda hasta la casa. Una vez adentro, trató de asfixiarla.

Un vecino le dijo al diario UNO que "creo que ella se desmayó". Dentro de la casa de calle Caicedo al 3.800 estaban la hija de la mujer de ocho años con su hermano de dos. La nena vio en qué condiciones deplorables regresó su madre y la invadió el miedo.

En ese momento la policía llegó. Tocó el timbre y el hombre salió como si nada hubiera pasado y así se lo hizo saber a los uniformados. Fue lo último que pudo hacer. La pequeña ante el peligro que significaba que la policía se fuera, se metió en el medio de las piernas del hombre e imploró: "Señor, no se vaya porque él va a matar a mi mamá".

Embed

Frente a este ruego los efectivos no perdieron tiempo y entraron rompiendo la puerta. Allí encontraron brutalmente golpeada a la mujer, quien ya lo había denunciado. Pero la sorpresa de los efectivos fue mayor cuando hallaron objetos que habían sido robados, que secuestraron.

Previamente pusieron a resguardo a los niños y a la mujer. Un vecino dijo que "no tiene perdón de Dios que a dos niños se les haya hecho presenciar esto. Si hasta el más chiquito estaba estático; daba pena. La nena tenía una gran palidez y temblaba toda; esta criatura me partió el alma. Espero que este tipo no salga, porque ella está en peligro a partir del momento en que lo denunció. Que la Justicia de menores haga algo urgente. Si este ángel no hizo más que salvarle la vida a su madre. Fue muy valiente tanto como el nene de 8 años del barrio Trapiche que salvó a sus hermanitos".

Embed