El Rojo tuvo situaciones de gol, no pudo convertirlas y el laboriso Lobo se terminó llevando un punto valioso del estadio Libertadores de América. El público se enojó sobre el final y se lo reprochó a los jugadores.