El líder del PP continuará en sus funciones como titular del Poder Ejecutivo, que hasta ahora ocupaba de manera interina por falta de acuerdo entre las fuerzas políticas.
El líder del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, fue reelegido este sábado en el presidente de Gobierno de España después de 10 meses de ocupar el cargo de manera interina debido a la falta de consenso entre los legisladores nacionales para designar a su sucesor.

De acuerdo con el proceso electoral español, Rajoy fue designado presidente de Gobierno por el Congreso de Diputados tras una votación en la que obtuvo 170 apoyos (137 de los legisladores del PP, 32 del partido liberal Ciudadanos y uno de una diputada regionalista de las Islas Canarias).

Rajoy obtuvo además 111 votos en contra y 68 abstenciones, todas de parte de los legisladores del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), cuyo líder, Pedro Sánchez, renunció hace cuatro semanas para evitar abstenerse a la votación y contribuir a la elección de Rajoy.

Sánchez se propuso ser elegido como presidente en marzo de este año pero no reunió los votos necesarios en el Congreso, mientras que Rajoy tuvo su propio intento fallido en la cámara legislativa en septiembre de este año.

Rajoy siguió en sus funciones como presidente de Gobierno hasta esta fecha sin sus competencias plenas por no haber sido elegido por el Congreso, pero a partir de mayo podrá disponer de sus poderes como titular del Ejecutivo, que incluyen la capacidad de disolver el Parlamento.

Ese detalle no es menor, ya que durante su exposición para ser reelegido afirmó que desea "un gobierno que gobierne, no que sea gobernado" en clara alusión a la falta de adeptos que tiene en el Congreso y al impulso separatista de Catalunia.

A partir del resultado de este sábado, el rey Felipe VI firmará el domingo que viene el decreto de elección tras lo cual Rajoy podrá armar su nuevo Gabinete y elaborar el proyecto de Presupuestos del Estado para 2017.