En el festejo del primero de sus tres goles al Alavés, el jugador del Real Madrid se encontró con una imagen poco agradable: dos hinchas, ofuscados, se bajaron los pantalones y le mostraron la cola.