Un grupo de ladrones mató a su papá de un disparo en la cabeza. Ahora el colegio no lo acepta para el año que viene, por las secuelas psicológicas que le dejó la pérdida.
En enero pasado Cristian Verdugo se disponía a terminar el asado que había preparado con un amigo cuando se topó con siete ladrones en el patio de su casa. Los delincuentes venían de robarle a a unos vecinos y no le dieron tiempo ni a correr, le dispararon en la cara.

Hoy, a diez meses del violento episodio, el drama se cobra otra víctima, su único hijo: Thiago, de sólo 8 años. El nene dejó de escribir por el estrés emocional que le produjo la pérdida y que esta semana se quedó sin colegio, tras una insólita decisión que generó indignación en el círculo íntimo del nene.

El primer grado de Thiago en el Colegio Nuestra Señora de la Merced de Mendoza fue impecable, sacó 10 en casi todas las materias. Pero tras la muerte de Cristian, que llegó luego del boletín con buenas notas, el segundo grado se le hizo cuesta arriba.

No pudo terminar las pruebas
que le tomaban y hubo clases en las que no quiso ni tomar nota, razones que lo llevaron a empezar un tratamiento psicológico que lo ayude a sobrellevar la pérdida.

Ahora su mamá, Carina Pérez, denunció en Facebook que la escuela decidió no admitirlo como alumno el año que viene. De lo que se enteró a través de una carta documento que llegó el lunes a su casa.

Notificación thiago
La directora del colegio, Adriana Sánchez, reconoció que "es probable que la situación del papá haya influido" en la conducta y en el desempeño escolar de Thiago, aunque aclaró que ese no fue el principio. "Los hechos no comienzan ahí. Es alumno hace 3 años y desde entonces el colegio está llevando un trabajo de ayuda y acompañamiento. Lamentablemente, hemos llegado a una situación bastante complicada. Tenemos que cuidar al resto de los compañeros que también sufrían agresiones", dijo en una entrevista por Radio Nihuil.

Antes de responder la carta documento con un abogado, Carina se acercó el viernes al colegio con un certificado médico con el que justificará la ausencia de su hijo durante los próximos 30 días. La psicóloga le recomendó resguardar a Thiago de esta nueva pérdida.

Los colegios privados tienen la potestad de decidir sobre la continuidad de los alumnos antes del arranque de un nuevo año académico.