Dos grupos se enfrentaron a tiros dentro del hospital San José de Pergamino, luego de iniciar una discusión en un boliche bailable. Uno de los disparos impactó en el quirófano, donde se atendía una mujer embarazada.
Dos grupos de jóvenes que se habían peleado en la puerta de un boliche de la ciudad bonaerense de Pergamino protagonizaron un segundo enfrentamiento, que incluyó cuatro disparos, en el interior del hospital local.

Uno de los balazos impactó en el vidrio de uno de los quirófanos, donde hasta hacía unos momentos había sido asistida de urgencia una mujer embarazada, y el autor del tiro escapó con el arma y aún no fue detenido.

El episodio se inició cerca de las 6 del domingo cuando, tras una pelea en la puerta de un boliche, uno de los jóvenes heridos ingresó a la guardia del Hospital San José de Pergamino para ser atendido.

Embed
Pero detrás suyo entraron al menos otros dos muchachos, hermanos entre sí, quienes continuaron golpeando al primero mientras intentaba refugiarse en uno de los quirófanos.

Aparentemente en escena apareció una cuarta persona que se sumó a la pelea y que efectuó un disparo que dio en uno de los vidrios de ese sector, tras lo cual escapó.

El personal policial de guardia del hospital logró en tanto reducir y detener a los otros tres jóvenes, entre ellos el que inicialmente fue al hospital en busca de auxilio.

La directora del Hospital San José, Cecilia de Marco, contó parte de la pelea: "Eran cuatro personas y todo se inició cuando uno de los que participó de esa pelea en el boliche se dirigió al Hospital porque estaba herido".

tiroteo-hospital-san-jose.flv
"Uno de ellos es lastimado y se acerca en busca de asistencia médica. Cuando se da cuenta de que estaba siendo perseguido por el otro grupo, encuentra abierto el pasillo técnico porque había cambio de turno, ve abierto el quirófano y ahí es que se mete".

"En el hospital se vivieron momentos de mucha tensión con el disturbio y también con un disparo de arma de fuego. Por suerte, en ese momento ya habían terminado de atender a una mujer embarazada en el quirófano", agregó la directora del hospital.

La situación fue finalmente controlada por el personal policial que trabaja en el hospital, que apresó a tres de los jóvenes de 20, 25 y 26 años, aunque el que llevaba el arma logró escapar.Jo