A la salida de los tribunales de Comodoro Py, la ex presidenta calificó de "disparate mayúsculo" la causa que investiga supuestas irregularidades en la adjudicación de obra pública durante su gestión. "El Gobierno trata de tapar el desastre económico y social del país", disparó.

La ex presidenta Cristina Kirchner consideró "un disparate mayúsculo" y una "maniobra formidable de persecución política y de hostigamiento mediático" la causa judicial que investiga el presunto direccionamiento de obras públicas en Santa Cruz en favor del detenido empresario Lázaro Báez.

En este sentido, la ex mandataria remarcó que quienes la llevan adelante "buscan la proscripción, la difamación y la estigmatización" del kirchnerismo.

cristina salida tribunales
"Creo que buscan difamación, proscripción y estigmatización de un movimiento político", reiteró en declaraciones a la prensa que realizó al término de su presentación en los tribunales de Comodoro Py. Y agregó: "Para los fiscales mi gobierno fue una asociación ilícita. Eso es un disparate".

"Esto es un maniobra del actual gobierno para tratar de tapar el desastre económico y social que vive el país", disparó la ex jefa de Estado, a la vez que confirmó que su defensa pidió una auditoria general de la obra pública.

Para Cristina, el gobierno de Mauricio Macri "busca tapar el sol con la mano y tratan de esconder lo que es un verdadero desastre". "Si nosotros éramos una asociación ilícita, este gobierno es una asociación ilícita terrorista, que impone el terror a la gente cuando va al supermercado o cuando le llega la factura de luz o gas", aseveró.