Con el respaldo del massismo y del bloque Justicialista, Cambiemos buscará el próximo miércoles en Diputados darle media sanción al proyecto de ley de Presupuesto. También se buscarpa reformar la ley de superpoderes para limitar al 10% el manejo de las partidas.
La alianza oficialista Cambiemos consiguió este lunes emitir dictamen de comisión a favor del proyecto de Presupuesto para 2017 gracias al apoyo del Frente Renovador y el bloque Justicialista, y la propuesta que prevé una inflación del 17 por ciento con un déficit de 4,2 por ciento del PBI será tratada en una sesión especial prevista para el miércoles.

La propuesta, que recibió numerosas modificaciones, obtuvo las firmas de una treintena de legisladores, mientras que se presentaron tres dictámenes de minoría que correspondieron al Frente para la Victoria, el Frente de Izquierda y Carlos Heller (bloque Solidario).

En la misma reunión, el oficialismo también logró sacar dictamen a favor del proyecto de modificación del artículo 37 de la ley de Administración Financiera para limitar los denominados superpoderes en forma gradual, según también una propuesta impulsada por el Ejecutivo.

Más de una veintena de modificaciones fueron aceptadas por el oficialista frente Cambiemos para consensuar con los distintos bloques de la oposición un dictamen de mayoría del Presupuesto para 2017, que también obtuvo las firmas, con disidencia parcial, del presidente del Partido Justicialista, José Luis Gioja, de misionero Jorge Franco y de la socialista Alicia Ciciliani.

Embed
Desde el aumento de casi 1.300 millones de pesos en el presupuesto del Ministerio de Ciencia y Tecnología y el refuerzo de 650 millones de pesos en las partidas presupuestarias destinadas a La Rioja, fueron algunos de los cambios que se introdujeron al proyecto del Ejecutivo.

De acuerdo con lo informado por el macrista Luciano Laspina, presidente de la comisión de Presupuesto, en lo acordado entre los legisladores se dispuso que las provincias "no podrán incrementar los gastos corrientes" y deberán reducir su déficit hasta "un 10 por ciento" en relación con el PBI, como uno de los puntos destacados del nuevo acuerdo de Responsabilidad Fiscal.

Asimismo, se acordó que el Ministerio de Hacienda deberá "especificar" el programa de endeudamiento del Gobierno con la obligación de renovarlo trimestralmente.

Respecto del presupuesto para cubrir el déficit de las cajas previsionales de las provincias se estableció que 8.000 millones de pesos del total del crédito que asciende a 14.000 millones "se distribuirá de manera automática ponderando por población, número de beneficiarios y déficit", indicó el legislador macrista.

Entre otras de las modificaciones se dispuso reforzar en 1.000 millones de pesos las partidas presupuestarias para el Ministerio de Agroindustria con la intención de compensar los gastos por flete de la producción de soja de las provincias que se encuentran dentro del Plan Belgrano.

Además se consensuó aplicar una coparticipación automática del Fondo Educativo a los municipios.

A la hora del debate, el macrista Eduardo Conesa planteó algunas disidencias al definir como "demasiado optimista" las previsiones macroeconómicas del gobierno y alertó que "el presupuesto supera el 6 por ciento del PBI" y reclamó "un presupuesto con déficit cero".

Por su parte, Ciciliani transmitió la adhesión de su bloque al proyecto de presupuesto pero reclamó "la creación de la comisión bicameral de seguimiento de la deuda externa".

El peronista disidente Pablo Kosiner expresó que el bloque Justicialista "va a aportar a la gobernabilidad" y apoya el proyecto del gobierno, pero advirtió: "Vamos a dejar sentado que no está expresado el Plan Belgrano".

Tras emitirse el dictamen del presupuesto, la comisión pasó a debatir la modificación de la ley de Administración Financiera para limitar el poder del Ejecutivo en la reasignación de partidas presupuestarias. Al respecto, el oficialismo acordó con sus tradicionales aliados limitar a un 7,5 por ciento del presupuesto la reasignación de partidas para 2017 mientras que para los años siguientes se fija en 5 por ciento.

"Tenemos que ir gradualmente en la mejora presupuestaria dentro del propio Congreso", dijo Laspina, quien explicó el dictamen firmado "plantea esa gradualidad una restricción adicional a los superpoderes que hace más restrictiva la flexibilidad" a la iniciativa presentada por el Ejecutivo.

Sobre este punto el bloque Justicialista habría acordado incorporar en recinto una cláusula que establece que del 7,5 por ciento de las partidas reasignadas por el jefe de Gabinete sólo el 15 por ciento podrá ser transferido de capital a gastos corrientes.