Patrick Nogueira Gouveia, un joven brasileño de 19 años, asesinó y descuartizó a sus tíos, Marcos Campos Nogueira y Janaina Santos Américo, y a los dos hijos de ambos, de uno y cuatro años, en su casa ubicada en la localidad de Pioz, en Guadalajara (España) y mientras lo hacía mantuvo un diálogo de WhatsApp con un amigo que lo incentivaba.
Después de cometer el crimen el 17 de agosto, el asesino huyó a Brasil, pero inesperadamente regresó a España para entregarse a las autoridades y colaborar con las investigaciones. Según el diario español El Mundo, durante la reconstrucción del crimen Nogueira confesó a la Policía que no recordaba cómo ejecutó el asesinato pues "olvidaba selectivamente algunas partes del crimen", aunque también confesó que tenía unas "irrefutables ganas de asesinar".

El WhatsApp del asesino de Pioz

La Policía reveló los detalles de una supuesta conversación que habría mantenido Nogueira con uno de sus amigos en Brasil, Marvin Henriques Correia, informó O Globo. Esta conversación se habría producido durante unas dos horas y media cuando el asesino ya había matado a su tía y a sus dos primos y se encontraba a la espera de que su tío regresara a casa.

Embed
La charla comienza con Nogueira confesando los detalles del crimen a su amigo "Llegué con dos pizzas y comenzamos a conversar un poco". Henriques pidió a su amigo detalles del crimen, demostrando una impresionante frialdad ante lo que sucedía. "Me imagino la escena. Llegando para matar. Jajajaja", fue el mensaje de Henriques. Nogueira describió cómo asesinó a su tía, a la niña y al menor de un año."Pensé que me daría asco, pero me convencí de algo: soy un enfermo", aseguró el asesino y señaló: "Estoy esperando al cuarto integrante".

Henriques Correia no se detuvo y continuó aconsejando a su amigo: "Concéntrate. No falles. Buena suerte". Momentos después, Nogueira escribió, contando que había asesinado a su tío y envió varias fotos de la escena del crimen. "Sal como si nada. Ve por delante, como si fueses a dar un paseo o algo así", fueron los últimos consejos de Henriques.

Ambos jóvenes están detenidos, uno en Brasil y otro en España. Sus familiares aún no entienden cómo pudieron formar parte de tan terribles hechos. Aseguran que los chicos son unas personas muy amables, respetados por sus amigos y queridos por sus vecinos.