El gobierno nacional aceptó este martes la renuncia presentada por el presidente del Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, Carlos Rozanski, quien dimitió mientras se llevaba acabo un proceso en su contra en el Consejo de la Magistratura por presunto "mal desempeño" de sus funciones.
Así lo hizo mediante el decreto 1143/2016, publicado en el Boletín Oficial con las firmas del presidente, Mauricio Macri, y el ministro de Justicia, Germán Garavano.

"Acéptase, a partir del 1° de noviembre de 2016, la renuncia presentada por el señor doctor Carlos Alberto Rozanski al cargo de juez de Cámara del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 de La Plata, provincia de Buenos Aires", dispone la resolución de la Casa Rosada.

La semana pasada, al adelantar la decisión del Gobierno, el diputado nacional del PRO y miembro del Consejo de la Magistratura Pablo Tonelli había dicho que "cuando se acepta la renuncia a un juez cuestionado, mucha gente cree que es una mala decisión, que hay que seguir adelante con el juicio, pero hay razones prácticas que aconsejan aceptar la renuncia".

Rozanski, quien presentó su dimisión el pasado 20 de octubre, se desempeñó por más de 15 años como presidente del TOF 1 de la Plata que desde el 2006 estuvo a cargo de los juicios por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar.

Sin embargo, en los últimos años el ahora ex juez acumuló denuncias ante el Consejo de la Magistratura por el supuesto destrato a sus empleados, acoso moral, selección de expedientes para su tramitación en detrimento de otros, exceso de licencia, y dilación de causas, entre otras.

Ante esta situación, Rozanski cuestionó una supuesta influencia del Poder Ejecutivo para avanzar en una de esas denuncias en su contra y vinculó las "persecuciones" y "presiones" al avance de los juicios de lesa humanidad sobre "las complicidades civiles" con la dictadura militar.

Ya con la aceptación de la renuncia por parte del Gobierno, el ex magistrado podrá acogerse al beneficio de la jubilación.