El Sunderland marcha último en la Liga inglesa con apenas dos puntos y los hinchas ya encontraron al culpable: Jack Rodwell, un jugador que hace más de tres años no conoce la victoria.
El mediocampista de 25 años surgió en el Everton y, tras un paso por el Manchester City, llegó al club a mediados de 2014. Sin embargo, las cosas no fueron como se las esperaba y lo que era una gran promesa terminó convirtiéndose en una especie de maldición que pocos pueden explicar.

Sucede que, desde su arribo, Rodwell disputó 33 partidos como titular en el Sunderland y el saldo de triunfos es lapidario: 0.

Embed
Si bien puede tratarse de una casualidad, ya que el volante de 1.88 metros tiene sobradas condiciones para destacarse en la Premier League, los números no mienten y hoy son más de 1200 días los que pasaron desde la última vez que Rodwell pudo irse victorioso de un estadio.

Claro que el de Rodwell no es el primer caso de este estilo, aunque sí el más duradero. Sin ir más lejos, una figura del fútbol mundial como Gareth Bale, actualmente en el Real Madrid, tuvo que soportar una racha de 24 encuentros sin ganar defendiendo la camiseta del Tottenham.