Un hombre se cansó de que otro le estacionara la camioneta y le hizo una particular amenaza en la ciudad de Neuquén. Usó un ladrillo envuelto en un papel para exigirle que reflexione sobre su accionar.

"O liberás la entrada de la cochera o el próximo lo tiro desde el balcón. No es la primera vez que lo dejás acá", decía la inscripción en lapicera que se podía leer desde la vereda de Islas Malvinas al 600. La amenaza fue plasmada en un papel con el que el hombre decidió recubrir el ladrillo.

Embed
A pesar de la bronca y el violento mensaje de advertencia, el ladrillo en cuestión fue colocado prolijamente sobre el capot del vehículo y el papel, sostenido con una liguita.