El clima no da tregua a Uruguay en este 2016 y desde la mañana de este martes medio país se encontraba bajo una alerta roja por lluvias, tormentas y vientos huracanados.
Los departamentos (provincias) norteños de Artigas, Salto, Paysandú, Tacuarembó, Rivera y Cerro Largo (este) se encuentran bajo régimen de alerta roja emitida por el Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet) debido a "tormentas severas".

Según el oficial Sistema Nacional de Emergencias, las lluvias podrían llegar a los 100 mm cúbicos -poco menos de un décimo de lo que cae en el año- en seis horas. A ello se suman "vientos muy fuertes, ocasionalmente superiores a 120 km/h, caída de granizo e intensa actividad eléctrica", señala la advertencia oficial.

Embed
La situación llevó al gobierno a resolver el cese de la mayoría de las actividades de los organismos públicos "mientras dure la alerta de nivel rojo" en los departamentos afectados, según un texto firmado por el jefe de gabinete de la Presidencia, Juan Andrés Roballo.

El gobierno exhortó al sector privado a adoptar la misma tesitura. Otras zonas del territorio, incluida la capital Montevideo, se encuentran bajo fuertes precipitaciones y alerta naranja.

Embed
El lunes en la tarde, vientos de más de 180 km/h afectaron a la ciudad balnearia de Piriápolis (87 km al este de Montevideo), provocando grandes destrozos en infraestructura. Ya la semana pasada fuertes vientos y lluvias dejaron grandes daños en rutas y casas en la zona este del país.

Ya la semana pasada fuertes vientos y lluvias dejaron grandes daños en rutas y casas en la zona este del país. El 2016 no ha dado respiro a Uruguay, que registró un inusual tornado a mediados de abril pasado en la ciudad de Dolores, en el departamento de Soriano (275 km al noroeste de Montevideo), con saldo de cinco personas fallecidas, y dejó a miles sin hogar.

Embed
Algunos puntos de la ciudad fueron literalmente borrados del mapa por el tornado. Luego siguieron inundaciones en varios puntos del país, que se ensañaron particularmente con los departamentos de Colonia (noroeste), San José (noroeste) y Canelones (al noreste de Montevideo), así como Rocha, Cerro Largo y Treinta y Tres (noreste) en las semanas que siguieron hasta mayo, con daños a la infraestructura, viviendas y cosechas.