El jefe de Gabinete, Marcos Peña, negó este martes que exista una "directiva" para llevar adelante nuevas "desvinculaciones" de empleados estatales a fin de año y dijo que "cada ministerio asumirá la renovación de sus propios contratos como fue siempre".
En el informe número 97 de respuestas a los bloques de la Cámara de Diputados, Peña indicó que "no se prevén desvinculaciones", aunque aclaró que "cada ministerio, jurisdicción, ente descentralizado efectuará las renovaciones contractuales que considere pertinente".

"No existe ninguna directiva de dejar sin efecto contratos ni tampoco se van a renovar de manera generalizada como se hizo el año pasado al comienzo de la gestión, porque ya la organización entró en régimen y cada jurisdicción asume la renovación de sus propios contratos como fue siempre", subrayó.

Embed
Por otro lado, el funcionario dijo que "no corresponde la convocatoria" a reabrir paritarias "dado que las partes ya han convenido y tales convenciones o acuerdos salariales se encuentran vigentes de conformidad al plazo que oportunamente han acordado".

En ese sentido, "cualquier intromisión del Ministerio de Trabajo sobre un convenio que se encuentra vigente y en ejecución resulta violatorio de lo acordado por las partes y del derecho de aquellas a negociar libremente", completó.

El ministro coordinador señaló que "no se tomarán medidas que alteren o interfieran en los convenios que ya han sido concertados y se encuentran vigentes, garantizando el libre ejercicio de la negociación, como se ha hecho hasta ahora". "Es de destacar que la negociación de las diversas paritarias tramitadas ha transcurrido en absoluta libertad, sin fijación de techos", dijo y agregó que "las negociaciones se retomarán al vencimiento de lo acordado oportunamente".