No fue una buena jornada para Lionel Messi en el Etihad Stadium, ya que pese a haber abierto el marcador para el Barcelona, después fue testigo de la remontada del Manchester City y, para colmo, según algunos medios españoles, tuvo que soportar alguna cargada de los jugadores locales.
Las cadenas Ser y Cope de aquel país dieron cuenta de un entredicho del que formó parte el capitán de la Selección argentina en el túnel de salida del campo de juego. Allí, algunos jugadores del City habrían cargado e insultado a Messi, que se dirigía hacia el control antidoping.

Según cuenta la misma información, el principal apuntado fue el brasileño Fernandinho, al que el rosarino le habría gritado: "Bobo, vení y da la cara".

Sergio Agüero, íntimo amigo de Messi, no hizo más que confirmar esta trifulca al asegurar que "por lo que yo sé, no pasó nada grave. Escuché algo que dijo Leo, pero después él me dijo que no pasó nada".