El empresario Javier Francucci descartó que el secuestro de su pareja tenga que ver con su actividad en el mercado de los camiones. Tiene antecedentes por "encubrimiento agravado" y le incautaron vehículos por adulteración de números en chasis y motor.
La pareja de María Gabriela Oliveto, la mujer que fue secuestrada en la localidad cordobesa de Leones y liberada en el partido bonaerense de Pilar, consideró este miércoles que se trató de un hecho "al azar" y, si bien admitió tener una causa penal dijo, que no cree que lo ocurrido haya tenido que ver con su actividad, la compra y venta de camiones de carga.

"Lo tomo como un hecho al azar, como pasan en el país este tipo de hechos. No tengo deudas importantes. No creo que tenga que ver con alguna situación particular de mi actividad", afirmó Javier Francucci en declaraciones radiales.

El empresario dijo que su mujer "está tranquila" y que la familia cuenta ahora con custodia policial.

leones pilar.jpg
Oliveto fue secuestrada en Córdoba y liberada en Pilar<br>
Oliveto fue secuestrada en Córdoba y liberada en Pilar
Al ser consultado sobre sus antecedentes penales, la pareja de Oliveto admitió que si bien " tuvo "un par de problemas" no cree que el hecho haya estado vinculado a eso. No obstante expresó: "Si me tienen que investigar que lo hagan, es la forma de esclarecer las cosas".

Si bien hubo un pedido de rescate de un millón de pesos para liberar a la mujer con vida que no llegó a pagarse, Francucci evitó referirse al tema para "no entorpecer la investigación".

"Hoy estamos viviendo una situación muy especial. A ella la recuperamos, pero la realidad que vivimos no la recuperamos. Nunca recibimos amenazas. Esas son cosas que pasan en la vida, a algunos nos toca a otros no", añadió el empresario.


Embed
Francucci es dueño de una empresa de reparación de camiones y denunció que en su propiedad entraron al menos tres encapuchados armados y que se llevaron a su mujer exigiendo un rescate de un millón de pesos.

El denunciante tiene antecedentes penales desde el año pasado por el delito de "encubrimiento agravado" a raíz de que se le incautaron camiones y autos que tenían los números adulterados y tenían problemas en el chasis o en el motor.

El hecho ocurrió en la casa de la calle Laprida al 1600, de la ciudad de Leones, ubicada a unos 250 kilómetros de la capital provincial y fue caratulado como "secuestro extorsivo". Se encuentra en manos del Juzgado Federal de la ciudad de Bell Ville.