El ex representante de Diego Maradona volvió a la Unidad 16, a metros de donde estuvo detenido, acusado por tráfico de estupefacientes en una causa armada.

El 9 de octubre de 1996, Guillermo Cóppola se entregó a la policía frente a su domicilio de Avenida del Libertador, "de la mano de su hija", como cuenta en una entrevista íntima con revista Gente. Estaba acusado de tráfico de estupefacientes por el ex juez Hernán Bernasconi: "Apenas entré a la cárcel le dije a mi hermano: 'Traeme algo que me mato'".

En un jarrón de su departamento se detectó un envoltorio con 403 gramos de cocaína de escasa pureza, que más tarde se determinó que fue plantado.


Seguí leyendo más en RatingCero.com