Mauro Szeta
Mauro Szeta
El robo ocurrió el 19 de setiembre en Rafael Calzada. No se usaron armas, delito que, según la letra fría de la ley, podía dejar a los delincuentes en libertad. Pero hubo un detalle: la violencia ejercida contra una beba pesó más. El fallo.
Fue un asalto brutal, pero sin armas. Sin embargo, los delincuentes se ensañaron con un beba de 45 días. Esa violencia descomunal se convirtió en la principal prueba de cargo contra los delincuentes.

Desde la letra fría de la ley un robo cometido sin armas es calificado como un robo simple, un delito que admite la excarcelación.

Pero la historia del asalto fue valorada de forma completa por el juez de garantías de Lomas de Zamora Gabriel Vitale para dejar detenidos a los ladrones.

El caso ocurrió el 19 de setiembre en Rafael Calzada, en la calle España al 2700. Ese día, una mujer subía a su auto con sus hijas, una nena de 12 años y una beba de 45 días.

En escena aparecieron los criminales. Los ladrones amenazaron con gritos a la nena de 12 años y robaron el auto.

La madre, desesperada, intentó sacar a su beba de 45 días pero no pudo. Los delincuentes se sacaron de encima a la mujer atacándola a patadas.

Los delincuentes escaparon entonces con la beba sentada en el huevito del auto.

A los 100 metros, y con crueldad demencial, arrojaron el huevito con la beba a la vereda y escaparon sin importarles nada.

Más adelante cometieron un robo más. Esta vez, la víctima fue una mujer que se desplazaba en bicicleta a quien le robaron las pertenencias.

Minutos después, un operativo policial permitió la detención de los acusados.

Desde lo técnico, quedaron imputados de robo simple y resistencia a la autoridad. Sus defensores pidieron la excarcelación una y otra vez, pero el juez, en un fallo para destacar, dejó presos a los delincuentes y les dictó la prisión preventiva.

Es cierto que se trató de un robo sin armas, pero la violencia desplegada fue descomunal. "Trataron al bebé como una cosa y eso no se puede perdonar", destacó. Los ladrones seguirán adentro.