Mauro Fernandes
Mauro Fernandes

Luciano Bellelli tuvo su primera relación sexual con Silvina. La conoció en la fiesta de un club durante una noche de carnaval. Aunque pasaron 25 años, este escritor y publicista espera encontrarla. Pidió ayuda en la red social y contó la historia a minutouno.com.




Era carnaval, hacía calor en la fiesta y la música no acompañaba. Es lo primero que recuerda Luciano Bellelli cuando piensa en Silvina, la chica con la que tuvo su primera relación sexual en 1991 y nunca más vio.

Embed
Era una noche de febrero y la pista de patinaje del Club de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA) se había convertido en un boliche. Cuando la fiesta estaba por terminar, Luciano y Silvina se conocieron, se besaron en un banco y tuvieron relaciones en un quincho. Tenían la misma edad: 16 años.

Luciano estaba nervioso: era su "primera vez". Se despidió con un beso y nunca más vio a Silvina. Aún recuerda el vestido blanco con flores que ella tenía puesto y lamenta no saber su apellido. Aún la busca.
Embed

La historia fue contada 25 años después. Luciano arrancó una hoja de un cuaderno, escribió un texto breve y sacó una foto que compartió el miércoles en su cuenta de Twitter. "Quien lea esto, que me ayude a encontrar a Silvina", le pidió a sus trescientos seguidores.

Las pocas horas que compartieron fueron suficientes para que Luciano se inspirara y escribiera Virgen, su segunda novela que se acaba de publicar en España y se puede comprar de forma online en la Argentina. "El debut sexual es una de esas cosas que nos cambian para siempre", se lee en la reseña del libro, que narra el sufrimiento y la lucha de Norman –uno de los principales personajes- por retener a Leticia, su primer gran amor.

Luciano Bellelli escritor de novela virgen.jpg

No sólo es escritor: Luciano trabaja en una agencia de publicidad. Está casado, tiene 42 años y vive en Coghlan, uno de los 48 barrios porteños. "Te quiero encontrar", escribió hace 20 horas. El mensaje para Silvina navega por las redes como una botella en el mar. Él aún necesita decirle que la noche de carnaval bastó para dar a luz a una novela de 196 páginas.

Embed