Diego Serpentini tiene 14 años, apenas llega al metro de estatura y jugó su primer partido con el Everton, en la liga Amateur de La Plata. Conocé la historia de este pequeño luchador.

Diego Serpentini es un chico de 14 años que, como cualquiera, tiene al fútbol como su mayor pasión. Sin embargo, Diego ostenta algo característico, que lo distingue del resto: sufre acondroplasia, un trastorno genético que se da en uno de cada 25 mil chicos y que constituye una de la causas más frecuentes de enanismo.

El pasado domingo, pese a sus problemas físicos, "Dieguito" -como le dicen sus compañeros de equipo- ingresó al campo de juego con la camiseta de Everton a la cancha del Círculo Cultural Tolosano y pudo cumplir su sueño de jugar en cancha de 11 como los demás chicos de su edad.

diego serpentini1.jpg
Dieguito, junto a sus ídolos: Martín Palermo y Juan Martín Palermo<br>
Dieguito, junto a sus ídolos: Martín Palermo y Juan Martín Palermo
A pesar de pertenecer a la categoría 2002, Serpentini debutó en la pre-novena, que corresponde a jugadores nacidos en 2004. El joven de 14 años recibió un permiso especial gestionado por el Club Everton ante la Liga Amateur Platense para que lo autorizaran a jugar en cancha de 11 con chicos dos años menores que él, dada la diferencia física que le impide competir con los de su edad.

"En realidad, yo juego habitualmente en la categoría 2005 y recién el año que viene pasaría a jugar en cancha grande, pero como salió la autorización me ofrecieron debutar con la pre-novena y acepté", explicó Diego, que juega de 5 y debutó con un triunfo de 2 a 1 contra el equipo local.

Embed

Diego, segundo de tres hermanos, intentó explicar con palabras las sensaciones que le recorrieron el cuerpo: "Fue doblemente emocionante porque estaban todos ahí para alentarme: mis compañeros del Club, mis amigos del barrio, mi familia...".

De sangre azul y amarilla como todas su familia, Serpentini elige a Gago como referente en su puesto pero su mayor ídolo es Carlos Tevez. En la vitrina dorada, también aparece Martín Palermo, a quien conoció personalmente hace unos años a través de un amigo en común.

diego serpentini2.jpg
Una barra de amigos y compañeros se reunió especialmente para acompañar a Diego el domingo pasado en su debut
Una barra de amigos y compañeros se reunió especialmente para acompañar a Diego el domingo pasado en su debut
Como ejemplo de superación que es, Diego no se conforma con jugar en cancha grande. Ahora, irá en busca de participar de la Selección argentina de talla baja: "No sabíamos ni siquiera que existía una cosa así hasta que lo vio este año en el programa de Tinelli y se volvió loco de contento: para él es la posibilidad de llevar su pasión por el fútbol más allá de lo que imaginó jamás", explica su papá.

Entusiasmado, Diego investigó en internet y terminó contactándose con su entrenador. "Le escribí una carta y me contestó diciéndome que le diera un poco de tiempo y que ojalá nos podamos encontrar", contó, imaginando ese sueño por cumplir.

Embed