En la actualidad, el cospel ya se paga $8, pero permite estacionar el auto durante dos horas. El gobierno porteño dispuso la duplicación del tiempo antes de la oficialización de la nueva tarifa para evitar la especulación.
En los próximos días el gobierno de la ciudad de Buenos Aires oficializará el aumento del 100% en el valor del estacionamiento medido. Así estacionar en la calle durante una hora en el microcentro porteño pasará a costar 8 pesos. En rigor el cospel ya se vende a ese valor, sin embargo hasta la oficialización de la suba se resolvió duplicar el tiempo de estacionamiento que "compra" para evitar la especulación por medio de una adquisición anticipada de cospeles que permita a los automovilistas escapalarle al tarifazo.

A mediados de septiembre pasado, el Ejecutivo, que encabeza Horacio Rodríguez Larreta, envió además a la Legislatura los pliegos para la licitación del sistema de estacionamiento regulado que contempla la ampliación de las zonas a las que alcanzará el cobro, la erradicación de los parquímteros y su reemplazo por terminales multipropósito para pagar a través de medios electrónicos como tarjetas de débito o crédito y aplicaciones instaladas en los celulares.

Embed
Se trata de una iniciativa que ya había impulsado en 2013 Mauricio Macri cuando era jefe de Gobierno porteño, pero que chocó con la resistencia de la oposición y quedó estancada a partir de distintos amparos judiciales.

Según el texto del proyecto, "el pago de las tarifas de estacionamiento medido será únicamente a través de medios electrónicos, como tarjetas sin contacto, de crédito y débito o mediante aplicaciones instaladas en teléfonos celulares o dispositivos móviles o a través de Internet".

Para evitar la especulación los cospeles ya cuestan a $8 pero otorgan dos horas de estacionamiento

El dueño del vehículo deberá ir hasta una de las 2.000 terminales multipropósito para ingresar el número de la patente, su ubicación y pagar la tarifa correspondiente. Así quedará habilitado para el estacionamiento, sin la necesidad de obtener el ticket que antes debía dejarse dentro del auto, ya que no se expenderán más.

"Esas terminales van a reemplazar a los parquímetros y estarán situadas a no más de 100 metros de donde la persona deje su auto", informaron desde la Secretaría de Transporte al momento de presentar la iniciativa en septiembre pasado y precisaron que serán adquiridas por el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, pero el mantenimiento posterior estará a cargo de las empresas que ganen la licitación.

Embed
Además, el control que antes se ejercía a través del visor del parquímetro o del ticket para conocer el tiempo restante por el cual se había pagado para estacionar, se hará a través de sistemas electrónicos, como la lectora de patentes.

Como novedad estará la aplicación en el celular o cualquier dispositivo desde la cual se avisará el tiempo que queda disponible de estacionamiento y abrirá la oportunidad de renovar el pago.

El pliego de licitación divide a la Ciudad en cinco zonas y amplía de 4.000 a 87.000 las plazas por las cuales se deberá pagar para dejar el auto, con lo cual se incrementarán también la cantidad de barrios a los que llegará el sistema de estacionamiento medido.

Buscan elevar de 4 mil a 87 mil las plazas en la ciudad en las que habrá que pagar para estacionar

También establece varias tarifas: el costo de la que se aplicará en zonas comerciales, llamada progresiva, aumentará a medida que sumen las horas de estacionamiento, mientras que en los sectores de menor densidad de circulación de gente regirá la sencilla.