En la primera parte de una nueva temporada de la mejor liga de básquet del mundo se dio una jugada que irá directamente a los resúmenes finales. Sam Dekker, de Houston Rockets, iba libre rumbo al aro dispuesto a volcarla ante los New York Knicks. Pero la ansiedad le jugó una mala pasada y terminó en el piso.

Houston Rockets NBA
Igualmente, su equipo terminó ganando como visitante por 118 a 99 y el alero terminó con 5 puntos y 7 rebotes. Afortunadamente para él, todo quedó una risueña jugada desafortunada.