Romina, que trabaja en la casa de la concursante hace dos años, acaparó la atención contando anécdotas de la convivencia. "Lo que tiene de lindo lo tiene de pesado", dijo sobre Luciano Castro.

Sabrina Rojas eligió a la mejor compañera posible para el merengue en familia: la modelo invitó a la niñera de sus hijos, Romina, quien resultó ser un personaje por demás simpático y ocurrente.

"Prefiero que me deje Castro, y no ella. Nos vamos de vacaciones, comemos juntos", afirmó Rojas. Lo mejor llegó después, cuando la niñera contó algunos detalles de Luciano Castro de entrecasa.

Seguí leyendo en RatingCero.com