Un cura italiano consideró que los sismo que sacudieron en las últimas semanas a su país fueron "un castigo divino" por las uniones homosexuales.
Las declaraciones de Giovanni Cavalcoli fueron rechazadas por el Vaticano tras considerarlas ofensivas para creyentes y ateos. Además, fue cesado en una radio donde tenía un programa.

La emisora católica Radio María anunció la suspensión del programa del sacerdote italiano Giovanni Cavalcoli, quien opinó que los recientes terremotos en el centro de Italia son "un castigo divino" por leyes como las uniones civiles homosexuales.

La radio informó de la suspensión "inmediata" del programa mensual del cura por sus declaraciones sobre los seísmos, "que no están en línea con el anuncio de la misericordia, que es la esencia del Cristianismo y de la acción pastoral del papa Francisco". La emisora pidió disculpas a los damnificados por los terremotos que hayan podido sentirse ofendidos por las palabras de Cavalcoli.

No obstante, Cavalcoli se reafirmó en su opinión en declaraciones al programa radiofónico "La Zanzara" y recomendó al Vaticano "repasar el Catecismo".