Marcel Zech, de 28 años, fue condenado a ocho meses de cárcel por el tatuaje que lleva estampado en su espalda. El diseño muestra la entrada al campo de concentración de Auschwitz, acompañado por la frase "A cada uno lo suyo".
El tribunal encontró culpable a Marcel Zech de un delito de odio tras haber mostrado en una pileta un tatuaje -que le cubre gran parte de la espalda- en el que se ven las ruinas del campo de concentración de Auschwitz y, sobre la puerta de entrada, el famoso lema "Jedem das Seine" (A cada uno lo suyo).

Marcel Zech tatuaje nazi.jpg
Esta segunda condena es más elevada que la que recibió el político del NPD el pasado diciembre, cuando el tribunal de primera instancia de Oranienburg le condenó a seis meses de libertad vigilada.

Entonces, tanto la defensa como la Fiscalía estatal apelaron la sentencia y en segunda instancia el juez se inclinó por las tesis de la acusación pública, que sostiene que el acusado lleva el tatuaje por un "profundo convencimiento político".

Embed
La historia salió a la luz porque un periodista vio el tatuaje el pasado 21 de noviembre en una piscina pública en Oranienburg y le pareció "tan extraordinario" que le sacó una foto y la publicó en la red social Facebook, según indicó ante el tribunal al comparecer como testigo.