Según un informe de CEPA, la diferencia de los ingresos entre el decil más adinerado y el del decil más bajo pasó de 18,7 veces en 2015 a 23,2 veces en 2016. Además, en la era Macri se retrocedió en lo ganado en los últimos cinco años.

Durante el periodo 2003-2015, se produjo una reducción de la brecha entre los ingresos del 10% más rico y los ingresos del 10% más pobre. Este patrón se mantuvo estable en todo ese lapso con las excepciones de los años 2009 y 2014, que fueron signados por una desaceleración económica y una devaluación.

Un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) remarca que durante todos esos años los ingresos de los deciles más altos le "ganaron" a los deciles más bajos en términos de los aumentos que recibieron.

En consecuencia, la brecha entre el decil 1 -el más bajo- y el decil 10 -el más alto- evolucionó de la siguiente manera, según el tipo de ingreso que se considere:

Ingresos a escala individual: en 2003, el ingreso promedio del decil 10 (más alto) superaba en 33 veces el del decil 1 (el más bajo), mientras que en 2015, la brecha se redujo a 18,7 veces. En 2016, la brecha se amplió a 23,2 veces.

Ingreso medios del hogar: en 2003, el ingreso promedio del decil 10 (más alto) era 27,9 veces el del decil 1 (el más bajo), mientras que en 2015 la brecha se redujo a 12,3 veces. En 2016, la brecha se amplió a 13,8 veces.

En tanto, también se observó una fuerte reducción del coeficiente de Gini (el indicador que mide la desigualdad en un país, y tiene como parámetros de 0 a 1) entre 2003 y 2015, pero un incremento a partir del segundo trimestre de 2016, en cualquier tipo de ingresos que se considere:

Ingresos a escala individual: en 2003 el coeficiente de Gini es 0,4904 y se reduce a 0,3856 en 2015. Aumenta a 0,4168 en 2016.

Ingreso medios del hogar: en 2003 el coeficiente de Gini es 0,4722 y se reduce a 0,3650 en 2015. Aumenta a 0,3822 en 2016.