Jill Stein y Gary Johnson corren desde atrás a los candidatos republicano y demócrata. En la elección más reñida de la historia, nunca los candidatos al tercer puesto habían logrado semejante intención de voto. El rechazo por igual a Trump y Hillary, la clave.
Si bien en cierto que sólo Hillary Clinton y Donald Trump son los únicos con reales oportunidades de suceder a Barack Obama al frente de la Casa Blanca, también es cierto que no son las únicas opciones con las que se encontrará el elector estadounidense este martes al momento de sufragar.

Además de los candidatos republicano y demócrata, otros dos aspirantes a la Casa Blanca siguen en carrera y medirán fuerzas este martes.

Embed
Jill Stein (partido Verde) le disputa a Hillary Clinton la posibilidad de convertirse en la primera mujer presidenta de los Estados Unidos.

Los últimos sondeos le otorgan un 2% de intención de voto a Stein, quien ostenta el récord de ser la mujer hasta el momento que más votos ha obtenido para convertirse en presidenta de los Estados Unidos. En 2012 consiguió casi medio millón de votos (0,36% del total).

Stein tiene 66 años, es médico y activista. Nació en Chicago, se graduó cum laudeen la Universidad de Harvard en 1973, está casada con el médico Richard Rohrer y es madre de dos hijos.

Embed
En su programa promete una "agenda verde" para lograr el uso de un 100% de energía renovable antes del año 2030, la salud y la educación como un derecho, establecer el salario mínimo en 15 dólares la hora y convertir el cambio climático en un pilar de su presidencia, prohibiendo prácticas como el fracking.

El rival de Stein por el tercer lugar en las elecciones se llama Gary Johnson, un empresario de 63 años ex gobernador del estado de Nuevo México. Nació en Dakota del Norte, se graduó en Ciencias Políticas, está separado y es padre de dos hijos. También fue candidato en 2012 por el Partido Libertario y consiguió 1,27 millón de votos, el 0,99% del total. Los sondeos le otorgan un 3% de intención de voto.

La elección más reñida de la historia que protagonizan Trump y Clinton es también la que promete volcar un récord de votos por las otras opciones electorales. Desde la elección de 1996 que los candidatos a ocupar el tercer puesto han conseguido una intención de voto tan alta como la que ostentan hoy Johnson y Stein.