Durante la apertura de la Asamblea Plenaria, el titular de la Conferencia Episcopal Argentina, José María Arancedo, habló de pobreza, de los archivos de la Iglesia sobre la dictadura y le reclamó "compromiso" a la dirigencia.

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor José María Arancedo, advirtió que la situación social en el país "sigue siendo difícil", reclamó la creación de trabajo "digno" y le reclamó "compromiso" a la dirigencia

Arancedo habló durante la misa de apertura de la 112 Asamblea Plenaria del Episcopado en la casa de ejercicios El Cenáculo La Montonera, de Pilar. "Conocemos la realidad de la pobreza y las dificultades en la que viven muchos hermanos nuestros. Sabemos que la situación social sigue siendo difícil, incluido especialmente el flagelo del narcotráfico con su secuela de destrucción y muerte", sostuvo.

Embed

"Esta deuda social reclama caminos que permitan cubrir tanto las necesidades básicas como la creación de trabajos dignos que, junto a la educación y capacitación, eleve y aliente proyectos de vida, de modo especial en los jóvenes", agregó.

También reclamó que "para alcanzar una sociedad más justa e inclusiva es necesario, junto a la presencia activa del Estado, el compromiso de una dirigencia capaz de salir de una cultura individualista encerrada en sus intereses, para abrirse a las exigencias de la solidaridad y el bien común".

Embed

"La pobreza no es solo un tema económico, es también un tema moral y cultural", aseveró.

El presidente del Episcopado volvió a lamentar la "historia de desencuentros y heridas" entre los argentinos, al considerar que "necesitan ser sanadas".

"La pobreza no es solo un tema económico, es también un tema moral y cultural"

Asimismo, explicó que con "este espíritu" fue que la Iglesia decidió "ordenar y disponer" los archivos a su disposición de la última dictadura militar.

Arancedo ratificó que "la reconciliación mira el pasado, ciertamente, pero es camino y profecía de una sociedad nueva", e insistió en advertir que "no hay, por lo mismo, futuro posible de una Patria de hermanos sin espíritu de reconciliación".