El presidente de Estados Unidos viajó a la base militar Fort McNair, donde disputó un partido de básquetbol con amigos.

Unas horas después de que los estadounidenses empezaran a acudir a las urnas para elegir a la demócrata Hillary Clinton o al republicano Donald Trump como su sucesor, el presidente Barack Obama acudió a la base militar Fort McNair, en las afueras de Washington, para jugar un partido de básquetbol con amigos.

A finales de 2010, en este mismo lugar se lastimó el labio jugando un partido. Después disminuyó considerablemente la práctica de este deporte, prefiriendo actividades más pasivas como el golf.

Embed
En 2008 y en 2012, años en los que fue electo por primera vez y después reelecto, Obama disputó partidos de básquetbol el mismo día de la elección, en su bastión de Chicago, para distraer la espera a los resultados.

También había realizado este mismo ritual durante el largo proceso de las primarias demócratas que lo enfrentaron a Hillary Clinton, hoy a las puertas de convertirse en la primera mujer presidenta de Estados Unidos.

El respeto escrupuloso a esta tradición hasta ahora le ha resultado. Queda ver si esta vez funcionará para contagiar su suerte a su Clinton, integrante como él del Partido Demócrata.