Las autoridades rescataron al animalito, cuya especie está protegida por ley, después de que quedara en manos de una cuidadora muy poco experimentada.
La Policía de Queensland, en Australia, arrestó el domingo pasado a una mujer que llevaba un koala bebé en su mochila con el pretexto de cuidarlo porque había quedado huérfano unos días atrás.

De todas las rarezas que podrían haber encontrado los oficiales de Wishart al abrir la mochila de la mujer, una cría de koala de 1,5 kilos era lo último que esperaban ver.

La mujer, de 50 años, explicó que había encontrado al animalito en la calle y decidió cuidarlo en vez de entregarlo a las autoridades, como lo marca la ley que protege a la especie.

Embed

"El koala tuvo que recibir suero, pero ya está bien y pronto va a ser trasladado a una guardería. Le pusimos Alfred", comentaron desde la asociación rescatista de Queensland, informó la Policía local.