El animal fue rescatado junto a otros miembros de su especie, pero en vez de volver a su medio natural decidió quedarse en un santuario para estar cerca de los paquidermos.
Pea, un avestruz que fue rescatado en 2014 cerca de Nairobi, en Kenia, se convirtió en el aliado menos pensado de un grupo de crías de elefante que quedaron huérfanos por la acción de cazadores furtivos en la zona. Las fotos del ave acurrucada con los paquidermos ya conquistaron la web.

Embed
Pea fue rescatado junto a otro ejemplar joven, llamado Pod, por los cuidadores de la Fundación David Sheldrick para la Vida Silvestre. Pero mientras su compañero de especie logró volver a su medio natural, el pequeño avestruz se puso cómodo en la guardería de elefantes.

Con el paso del tiempo, Pea se convirtió en uno más de la manada de elefantes a pesar de que sus plumas y pico desentonan con la piel gruesa y las trompas de sus amigos.