Alejo Santander
Alejo Santander
Desde Texas, Matías Temperley habló con minutouno.com de la reciente victoria del magnate y de cómo se vive ese resultado. "Fue histórico, los votantes salieron de abajo de la tierra", contó.
Esta madrugada la noticia inundó las redes, los noticieros y nos sorpendió en Argentina casi tanto como lo hizo en Washington. Una vez más, las encuestas fallaron y este miércoles por la mañana todos desayunamos junto a la noticia de que Donald Trump era el nuevo presidente norteamericano.

A Matías Temperley, argentino, ex soldado en Irak y ex político republicano, le costó dormir tras el vértigo de una elección que no solo dio como ganador al candidato menos pensado, sino que dio por ganador, dirá él, "al candidato republicano menos querido por los republicanos". Pero algo debió hacer bien Trump, porque ganó.

En 2010 Matías empezó a ir a las reuniones del partido republicano, las juntadas se extendían siempre en algún bar y un día durante una de esas charlas después de hora, alguien mencionó que él lo tenía todo para candidatearse. Era cierto, o por lo menos era cierto que tenía lo más importante: una historia que vender.

Fue así que se lanzó con una campaña en la que su pasado como soldado, con dos incursiones a Irak, fue la carta más fuerte. En un video de un minuto que llegó a ser emitido por FOX News en horario central en su estado, él contaba la llegada desde Argentina, su papel en Irak y hasta se cambió el nombre por uno más acorde: "Matt".

Spot Matías Temperley
"Se esperaba una victoria rotunda de Hillary (Clinton), nadie daba un peso por Trump, yo soy republicano y estoy en comités del partido, inclusive los mismos republicanos estaban en duda de si votar a Trump", le cuenta Matías a minutouno.com y no puede esconder en plena madrugada texana, la sorpresa que todavía le generan los 270 votos del Colegio Electoral, con los que el empresario se impuso a Clinton (218 votos).

Como dato para extender el contexto, aclara: "Como nosotros los republicanos no queríamos a Trump, los demócratas no la querían a Hillary". Fue el enfrentamiento entre un outsider republicano, y
la más conservadora de los demócratas.

"Lo más impresionante es que Trump inclusive en la primaria republicana fue contra todas las estadísticas, yo no entendía por qué y además los medios no entendían por qué", dice antes de agregar que finalmente logró entenderlo: "Los que lo votaban eran votantes blancos, trabajadores, esa clase media que en Estados Unidos no diferenciaba por partido o que nunca había votado".

"Fue histórico, sacaba votantes de abajo de la tierra. Y fue porque las encuestadoras encuestaban a la gente republicana, porque se daba por hecho que los del partido demócrata no lo iban a votar. Pero ahora se evidenció que Trump ganó en muchos estados demócratas como Wisconsin o Pensilvania, estados que son los que mataron a Hillary, de los que ella estaba esperando apoyo", esboza a modo de explicación.

Embed
"Fue una elección muy rara, son los candidatos menos queridos de los dos partidos", evalúa Matías que admite que "si hubiesen puesto a cualquier otro republicano estaría festejando a lo loco", pero que el caso de Trump es especial.

"Todos los que fueron contra Trump lo subestimaron, y Hillary también lo subestimó", resume, y en esa líne destaca la que pudo ser una de las grandes equivocaciones de Hillary: "Uno de los errores que le costaron en esta elección, es que él empezó a ir a hacer campaña en estados demócratas, inclusive cerró su campaña en Michigan", mientras que ella no intentó ganar el voto republicano.

"No aprendió lo que aprendieron los republicanos en la primaria, nadie se dio cuenta por donde traía los votantes Trump", continúa, y sintetiza su análisis en que "se pensaba que lo demócratas iban a tomar el votante negro e hispano, pero él ganó con el votante blanco de clase media que perdió su trabajo en una fábrica durante el gobierno de (Barack) Obama".

TRUMP Y LOS LATINOS VS. HILLARY Y LA GUERRA

Matías - soldado
A los que de afuera pueden parecer los grandes fantasmas en torno a estos dos candidatos, Matías desde los Estados Unidos, con un pasado en el partido republicano, y también uno como soldado en Irak, les baja el tono a estas cuestiones y las como parte de las campañas.

"Hay que entender que Donald Trump es muy mediático y habla mucho, dice pavadas para atraer la atención y mucho de lo que dice no lo va a hacer. Ya empezó a tener un discurso más conciliador", evalúa por el lado del republicano.

En su análisis incorpora un dato: "uno dice (por Trump) 'es un tarado, mirá lo que dice', pero vos sabés que él gastó sólo una fracción de lo que gastó Hillary en la campaña. Gastó póquísimo, históricamente, y la mayoría financiado por él mismo. Uno puede comprar comerciales o hacer publicidad gratis, tratando de ganarse la atención de los medios".

Además de esta mirada sobre la que habría sido una apuesta mediática del magnate, analiza que al hablar del "latino" como un colectivo que ocupa puestos de trabajo, lo que claramente hizo -y de los que los demócratas se olvidaron- fue tener en cuenta de que "hay un ciudadano norteamericano que ha perdido trabajo". "Hay cámaras ocultas en las que dice que no va a hacer nada de eso", cierra la idea Matías.

Hillary Clinton - Donald Trump
Hillary Clinton y Donald Trump
Hillary Clinton y Donald Trump
Por otro lado, y en lo que respecta a Clinton y su política exterior, considera que "Hillary dice eso ahora porque realmente era todo lo contrario", agregando que los hechos demuestran que las acciones de la demócrata -a la que considera el brazo más conservador de ese partido- no son tan proclives a la guerra.

Matías admite el fracaso de la guerra de Libia, pero mirándolo en perspectiva, expresa: "ISIS cuando yo estaba (en Irak) era un grupo chico, se hizo grande porque Estados Unidos se fue y lo dejaron crecer. Fue todo muy tibio".

"A Trump se lo ve más pro bélico que a ella", remata el ex combatiente, que recuerda que "se preguntaba mucho acá en los debates qué harían con ISIS y las respuestas de Hillary era más seguir con el statu quo, Trump quería ir a bombardearlos".