El paro de los docentes bonaerenses afecta a las escuelas públicas y privadas de la provincia de Buenos Aires y deja sin clases a unos 4,5 millones de alumnos. "El Gobierno cerró unilateralmente todos los ámbitos de negociación", dicen desde los gremios.
La presidente de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini, ratificó el paro de este jueves de los principales gremios del sector y destacó que la medida de fuerza fue resuelta porque "el gobierno cerró unilateralmente todos los ámbitos de negociación" salarial.

"El paro es el resultado de más de dos meses de falta de diálogo", sostuvo en un comunicado la dirigente, que integra el Frente Gremial Docente, junto a los sindicatos Suteba, UDA, los técnicos de AMET y los privados de SADOP.

En ese sentido, Petrocini recordó que "la medida de fuerza fue votada el último 29 de agosto por el Congreso Extraordinario del gremio" y ratificó que se intentó "agotar todas las instancias de diálogo antes de concretarla, pero el gobierno eligió el silencio".

Embed
Asimismo consideró que "la deuda con la escuela pública es histórica y se va profundizando año tras año" y sostuvo que "el presupuesto proyectado para 2017 estima un 3 por ciento menos de inversión en educación, lo que significa unos 16.500.000 pesos que no van a destinarse al sistema educativo".

"Nuestra lucha excede lo salarial, porque día a día estamos reclamando por mejores condiciones de trabajo en escuelas seguras, sin filtraciones, sin aulas improvisadas, sin riesgos edilicios para los alumnos", sostuvo Petrocini.

El Frente Gremial Docente bonaerense viene exigiendo desde antes del receso invernal una nueva "recomposición salarial" para el segundo semestre del año, para reforzar el incremento del 34,6 por ciento que recibió el sector a principio de año.

El gobierno y los gremios docentes se reunieron en agosto en el marco de la Comisión Técnica Salarial, aunque la negociación pasó a un cuarto intermedio sin fecha ya que el Ejecutivo no realizó ninguna oferta.

Tras esa reunión, los sindicatos del Frente Gremial anunciaron un paro por 24 horas que se llevó a cabo el 11 de agosto, mientras el 24 de ese mismo mes, el 2 y 27 de septiembre se plegaron a dos huelgas nacionales convocadas por las centrales docentes federales.