Los economistas coinciden que el triunfo del republicano impulsará una suba de la tasa de interés de la Reserva Federal y una reindustrialización americana bajo un modelo proteccionista. Así, el gobierno nacional podría tener serios problemas para cubrir el gasto social y pagar la deuda internacional.
Orlando Ferreres, Paula Español y Arnaldo Bocco coincidieron que Donald Trump promoverá un alza de la tasa de interés y una reindustrialización americana que encarecerán el financiamiento externo del que hoy se sirve el gobierno nacional y desembocará en una caída de los precios de los commodities nacionales.

Si esos dos factores suceden, el gobierno nacional podría enfrentar serios problemas para cubrir el gasto social, pagar la deuda internacional y sería inevitable encarar otra devaluación del peso, ya que resultaría dificultoso sostener el tipo de cambio entorno a $ 15, un valor que los productores agropecuarios calificarán de poco competitivo.

"Esperamos que suba un poco la tasa de interés y eso hará caer a los bonos, en realidad ya cayeron", analizó Ferreres al ser consultado por ámbito.com. "A medida que sube la tasa de interés cae el precio de los commodities. Eso es una realidad. Ahora, como el mundo está cambiando y hay mucho aumento de la demanda podría ser que la disminución de los precios vaya más lenta, si ocurre lo contrario será un impacto muy fuerte. Para la Argentina es un riesgo, estamos esperando que Trump diga algo", evaluó el exviceministro de Economía, durante la presidencia de Carlos Menem.

Embed
Ferreres pronostica que el desembarco de Trump provocaría cimbronazos en las relaciones internacionales, particularmente con Asia. "Ahora se establece una lucha por el liderazgo mundial. EEUU tiene el mayor tamaño de la economía mundial. Pero si China crece al 6% anual y EEUU al 1,8% o 2%, evidentemente se aproxima alcanzarlo en los próximos cinco años y va a estar primero China y va a haber una tensión muy fuerte. La lucha es entre ellos, pero nosotros podemos salir beneficiados, según cómo juguemos en ese partido. Si estamos más a favor de China vamos a estar mejor", enfatizó el consultor.

Para el exdirector del BCRA Arnaldo Bocco el gran derrotado en los comicios de este martes fue Wall Street. "Hay que ver si Trump está dispuesto a transitar el escenario de enorme conflictividad que planteó con relación a la reestructuración de la economía americana y complementariedad con el resto del mundo. Él pretende desarmar el complejo financiero de Wall Street, tal cual está armado desde los últimos 25 años, y armar una reindustrialización", señaló el expresidente del BICE.

Según Bocco una caída de los precios internacionales perjudicará a la Argentina y podría desembocar en otra megadevalución. "El país no tiene mercado mundial y sí tiene un tipo de cambio atrasado, por lo cual para muchas empresas el mercado que tienen no es rentable (el dólar a $ 15,25), y con la inflación interna que ha comido los efectos de la devaluación de diciembre pasado y encima si cae los commodities, la agricultura va a tener problemas para entrar en un punto de equilibrio, cuando en realidad fue la gran beneficiada".

La exsubecretaria de Comercio Exterior Paula Español encendió dos "alertas" en la estrategia que tomó el gobierno de Mauricio Macri para concretar una inserción internacional, comercial y financiera. "Se espera una era más proteccionista, por lo cual en este momento la política de inserción a través del acercamiento a la Unión Europea y a EEUU con futuros acuerdos de libre comercio se cruza con el programa de Trump, que quiere proteger su empleo e industria", manifestó.

El segundo alerta también es por la suba de tasas. "En un esquema de endeudamiento este año y la programación en el Presupuesto del año próximo de otro fuerte endeudamiento, la historia cuenta que cada vez que sucedió (en 1982 o 1984, por ejemplo) los capitales extranjeros y financieros se van a EEUU y se hace mucho más difícil y costoso financiar el sector externo como lo planeó la Argentina", destacó la directora de la consultora Radar.