Hunter Jobbins, un estudiante de la Universidad de Kansas, tardó 15 minutos en entrar y salir de su casa. Durante ese tiempo, el joven, que dejó el auto abierto, sufrió un robo y se encontró con un extraño mensaje.


"Vi un Kit Kat en tu posavasos. Me gustan los Kit-Kat, así que vi que la puerta estaba abierta y entré. No he tomado otra cosa más que el Kit Kat. Lo siento, estoy hambriento", se podía leer en el texto.

Embed
Perplejo, Jobbins publicó en sus redes lo sucedido y el mensaje se volvió viral. Tuvo tanto difusión que llegó a los oídos de la compañía de chocolates, que no tardó en contestarle y que decidió enviarle 6.500 Kit Kat como recompensa.

Embed

Embed