Tras un par de años perdiendo usuarios, la compañía de software Mozilla reconfiguró su mensaje para, con una oferta basada en la confianza y protección, tratar de posicionarse en el mercado como la opción de una selecta minoría, según su responsable de marketing, Jascha Kaykas-Wolff.
Kaykas-Wolff es el jefe de la división que, ante la pérdida de usuarios, decidió configurar un plan para estudiar qué pasaba y, tras el diagnóstico, volver para mantener e incrementar en lo posible la competitividad de su producto estrella, el navegador Firefox.

Fueron dos años de trabajo para mejorar el producto, cuenta Kaykas-Wolff a Efe en una entrevista en Lisboa, donde participa en la conferencia de tecnología Web Summit.

Ahora, Mozilla está lista para "poder crecer" nuevamente explicando qué es -con y sin Firefox- y qué ventajas aporta su uso frente a Chrome o Safari, los navegadores de Google y Apple, respectivamente, sostiene el responsable de marketing.

"Cuando alguien escoge usar Firefox sabe -y si no lo sabe hoy lo sabrá en el futuro-, que los respetamos a ellos y a sus datos, que los protegeremos a ellos y a sus datos", resume el creativo, que considera que este hecho supone "una gran diferencia" con respecto a sus competidores.

Embed
Y es que, argumenta, "si usas Chrome, que es un muy buen producto, lo que Chrome hará es promocionar otros google pops y eso es importante para Google porque necesitan generar más ingresos". "No hay nada malo en ello, pero su negocio siempre será apoyar su ecosistema", comenta, antes de agregar que lo mismo hace Safari para Apple.

A la hora de usar Firefox, afirma, "la diferencia es que nuestra organización apoya el ecosistema de la web y no estamos centrados en solo generar más ingresos, porque de esa forma podemos tomar decisiones que otra organización no puede o quiere".

Subrayar esta diferencia es una decisión que toman tras observar que hay una tendencia entre los consumidores por no preocuparse tanto de la marca que usan "sino de cómo la marca utiliza sus datos".

Estos usuarios, que "quieren desarrollar confianza con las marcas que usan", destaca Kaykas-Wolff, son un grupo "bastante simple en sus comportamientos pero muy diferente al conjunto de la población" y representan "al 20% de la población en internet", un segmento en el que consideran está la clave para avanzar.

"Identificamos a un grupo grande de personas en el mundo que nos pueden ayudar a crecer y eso nos da esperanza", apunta.