Los detenidos, de entre 18 y 23 años, aseguraron no conocerse entre sí y señalaron que las pastillas que llevaban, a pesar de la gran cantidad, eran para consumo personal.
Si bien las fiestas electrónicas fueron prohibidas después de la tragedia de Time Warp en Costa Salguero donde fallecieron cinco jóvenes, en la ciudad de Buenos Aires se realizan las denominadas "fiestas PM", o eventos vespertinos, donde otra vez son protagonistas las pastillas de éxtasis.

La justicia ordenó el domingo la detención de 16 jóvenes que en total tenían más de 200 pastillas de éxtasis que intentaban ingresar al complejo Punta Carrasco, en la costanera porteña. La investigación apunta a establecer si en ese lugar actúa una red de comercialización de drogas de diseño en fiestas electrónicas.

Embed
Los jóvenes quedaron detenidos cuando se les encontró esa cantidad de pastillas de éxtasis en el cacheo que se efectuó en el ingreso al complejo donde se iba a desarrollar una fiesta de las denominadas PM Open, un evento vespertino que en realidad sería una especie de fiesta electrónica encubierta.

Los detenidos de entre 18 y 23 años no se conocían entre sí y quedaron a disposición del juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, quien horas después y tras allanar los domicilios, con resultado negativo, dispuso la excarcelación de los jóvenes.

Todos fueron indagados y coincidieron al declarar que las pastillas eran para consumo personal, según explicaron las fuentes consultadas.

Los análisis de las pastillas dieron resultado positivo, pero los peritos de Prefectura informaron que no tienen los recursos técnicos para establecer la composición exacta de las mismas, lo cual, según fuentes judiciales, es un obstáculo a la hora de avanzar en la investigación.

Embed
El pasado 16 de abril cinco jóvenes murieron por ingesta de drogas durante la fiesta electrónica Time Warp que se realizó en Costa Salguero y tras la tragedia, se dispuso prohibir la realización de fiestas electrónicas hasta en tanto la Legislatura porteña no apruebe la ley que las regularice.

Para el fiscal federal Federico Delgado, que actuó en la causa Time Warp se demostró que en la trágica fiesta electrónica "el fin de lucro como la guía rectora de la acción social y la anuencia delictiva de las autoridades municipales y policiales, formó una combinación fatal cuyo resultado fue la muerte".