Se trata de Ashlee Martinson, una chica de 18 años originaria de Piehl, un pueblo al norte de Wisconsin, EE.UU., que disparó dos veces a su padrastro, apuñaló más de 20 veces a su madre, encerró a sus hermanas en una habitación y huyó.

"Dicen que uno de nosotros es culpable. Usted está sosteniendo el cuchillo cubierto de sangre. Me río del dolor preguntándome cuál de los dos es el culpable, si los dos estamos totalmente locos". Este fue uno de los últimos y enigmáticos poemas que Ashlee Martinson publicó en su blog de terrorNightmare (Pesadilla) antes de asesinar a sus padres.

Vampchick, que es el seudónimo que utilizaba Ashlee en dicho blog, es una chica de 18 años de Piehl, un pueblo al norte de Wisconsin (Estados Unidos). Allí vivía con su familia. Y allí también recibía los continuos abusos físicos, psíquicos y sexuales por parte de su padrastro.

Ashlee Martinson

En marzo de 2015, después de matar a su padrastro de dos disparos por prohibirle irse a vivir con una amiga, apuñalar más de 20 veces a su madre tras una discusión por el sonido de los tiros, encerrar a sus hermanas durante horas en una habitación de la casa y escapar de Wisconsin con su novio de 22 años, fue detenida por la policía en Indiana y condenada un año después a cumplir 23 años de prisión.

La semana pasada, Ashlee fue entrevistada en exclusiva para un programa americano en la cárcel donde se encuentra. En la entrevista, la joven afirmó que ahora se siente "como si fuera libre". "Puedo levantarme cada día y saber que estoy segura. No soy el monstruo que dicen que soy. Nunca fue mi intención que esto sucediera. No hice las cosas bien, pero yo era una niña maltratada que tomó una mala decisión", cuenta.

Embed

Los psicólogos que han tratado a Ashlee vieron que la adolescente estaba sumida en una profunda depresión por los abusos que había sufrido y, después del accidente, sufría un caso severo de estrés postraumático. Su padrastro, Thomas Ayers de 37 años, fue acusado de secuestro, seducción infantil y asalto sexual a un niño de 15 años, y estuvo preso en varias ocasiones antes del suceso.

También, las tres hermanas de Ashlee confirmaron a la policía que su padre y padrastro las había golpeado y maltratado en varias ocasiones, tanto a ellas como a su madre, Jennifer Ayers, de 40 años.

Durante la entrevista, la bloguera reconoció que su plan inicial no era asesinar a sus padres. Tras no dejarla mudarse, retirarle el teléfono móvil para que no pudiese ponerse en contacto con su novio mayor que ella y que sus padres se opusieron a esa relación, Ashlee agarró la escopeta de su padrastro y se fue a su habitación con la intención de suicidarse. "Estaba sentada en mi cama. Incluso tuve el final del arma en la boca, jugando con el gatillo", recuerda.

Ashlee Martinson
 Ashlee Martinson
Ashlee Martinson

Cuando escuchó los pasos de su padrastro, se puso nerviosa por estar manejando su arma y, al aparecer su figura, disparó sin pensar. Después, bajó las escaleras y vio a su madre. Agarró un cuchillo decorativo y comenzó a apuñalarla mientras el miedo le invadía por dentro. Al mirar a su alrededor y darse cuenta de lo que había hecho sintió que "las cadenas se rompieron y por primera vez era libre".

Ashlee Martinson pidió perdón a sus hermanas durante la entrevista con el medio americano y dijo que tenía la esperanza de que algún día pudiese hablar con ellas de lo que sucedió y tener todas una buena relación. "Las extraño mucho", confesó.