La cantante pop quizo disfrutar del sol, pero no lo hizo de modo responsable y ahora duele...

Parece que Britney Spears no aprende más. La cantante pop se relajó un rato al sol en las playas de Miami y terminó al rojo vivo y con las marcas de su bikini cruzándole el pecho, como la mostró el sitio inglés Daily Mail.


 


Spears, de 29 años, llegó al aeropuerto de Los Ángeles con cara de descansada y piel color camarón. La rubia ya se alista para grabar su video para la canción "Criminal" en el Reino Unido, donde afortunaamente el tiempo suele ser húmedo y poco soleado...