La península se vio en una situación caótica en lo que fue el tercer terremoto registrado entre agosto y noviembre de este año. Cientos de personas murieron en el primero.
Un tercer terremoto, esta vez de 4,2 grados en la escala de Richter, se registró este sábado en el centro de Italia, apenas unas semanas después de los dos sismos que dejaron centenares de muertos y daños materiales equivalentes a millones de euros.

El epicentro del terremoto más reciente se registró 15.43 hora local a 10 kilómetros de profundidad cerca de Accumoli, en la provincia de Rieti, donde el 24 de agosto pasado murieron 297 personas a causa de un sismo de 6,2 grados.

Otra de las localidades afectadas en esta oportunidad fue Arquata del Tronto, que también quedó devastada por el sismo de agosto. Además se registraron dos réplicas intensas en entre el 26 y el 30 de octubre, la mayor de 6,5 grados, que terminaron de dejar asolada la región.

Por el momento no se informaron cifras de víctimas ni daños materiales ya que la mayor parte de las localidades había quedado deshabitada tras los sismos anteriores. Sólo en la región de Umbría todavía hay 4.213 personas desplazadas, alojadas en hoteles o en carpas provistas por Protección Civil.