Militantes del grupo terrorista hicieron detonar una bomba en un templo de la minoría musulmana sufí. Ya se registraron más de un centenar de heridos.
Al menos 52 personas murieron y 105 resultaron heridas en un atentado ocurrido este sábado en un templo de la minoría musulmana sufí en Baluchistán, en el sur de Pakistán. Desde el Estado Islámico ya reivindicaron el ataque.

El atentado se produjo en el santuario de Shah Noorani, santo del sufismo, durante la ceremonia diaria que se realiza antes del crepúsculo. Luego la agencia de noticias Amaq, alineada con el EI, informó que hubo 35 muertos y 95 heridos "en una operación de martirio ejecutada por un combatiente del Estado Islámico".

Con el paso de las horas, el ministro provincial de Baluchistán, Sarfraz Bugti, confirmó que la cifra de víctimas fatales ascendió a 52 y la de heridos a 105. El sufismo es considerada la rama mística del Islam pero es vista como herética por los grupos de islamistas radicales como el EI.

El presidente de Pakistán, Mamnun Hussain, aseguró que "el gobierno está determinado a eliminar el terrorismo y el extremismo del país". El episodio se produjo en la localidad ubicada en medio de las montañas del sur del territorio, donde es difícil el acceso de rescatistas y personal médico.