Una adolescente de 13 años se sacó una selfie en Florida, Estados Unidos, y al ver el resultado se llevó un gran susto. En la foto apareció el fantasma de un nene que había muerto en ese lugar en un accidente de auto.
Harpet Kurtz hizo una sesión fotográfica mientras viajaba con su mamá Melissa en el auto. Al ver las imágenes que se sacó, vio la silueta de un nene detrás de ella.

La madre comenzó a investigar y descubrió que en ese mismo lugar un chico había fallecido hacía un año en un accidente.

Embed
"Cuando vi la fecha del accidente, lloré", dijo Melissa. "Estuve en shock por descubrirlo. Fui a otra habitación donde estaban amigos y les dije: 'Tienen que ver esto'. Todos quedaron aterrorizados. Creo que es importante que el mundo vea esa foto, porque sé que es genuina y real y que éramos sólo dos en el auto", agregó la mujer.

Melissa cree que el niño quería enviarles un mensaje. Fue por eso que consultó con un "experto" en la materia llamado Greg Pocha. "Harper no tenía puesto su cinturón de seguridad y el investigador vio la imagen cree que el fantasma quería advertirle al respecto", añadió.

Según Melissa, Harper tiene algún tipo de magnetismo con cuestiones paranormales. "Tiene esa energía. Los espíritus se ven atraídos hacia ella".

La historia de accidentes y muerte parece recorrer la vida de la familia. En febrero de 2003, su hermano Timothy murió junto con su prometida cuando Melissa estaba embarazada de Harper.