Wayne Rooney posó para las fotos, habló con la novia y bebió sin parar cerveza y vino tinto. Tras el incidente, abandonó la concentración.

El capitán de la selección de Inglaterra, Wayne Rooney, protagonizó un serio incidente. La noche posterior al partido del viernes pasado ante Escocia en el que vencieron por 3-0. El jugador decidió quedarse en el complejo de cinco estrellas en el que se concentraban y se infiltró en una boda.

Y es que según cuenta The Sun, los testigos dicen que "él estaba en el bar con los miembros de la FA (Federación de Inglaterra), bebiendo cerveza y vino tinto. Parecía querer ser reconocido, porque llevaba la ropa de Inglaterra".

Embed

"Al principio fue agradable y pensamos que era un doble. Parecía mayor, se trababa al hablar y tenía los ojos rojos y los labios del color del vino. A media noche le pidieron que saludara a los invitados de la boda, posó para las fotos, habló con la novia y siguió bebiendo. Estaba celebrando la victoria ante Escocia. No fue un espectáculo agradable y estuvo allí hasta la una de la mañana", explicaron quienes lo vieron.

El lunes abandonó la concentración para regresar a su equipo, con la idea de prepararse para el próximo choque de Premier League ante el Arsenal. El diez del Manchester United está la picota, tanto en su selección como en su equipo, debido a su bajo rendimiento en las últimas temporadas.