La Justicia de Salta reconoció como heredera a una mujer que se separó de su marido hace 20 años y con la decisión judicial se desconocieron los derechos de la nueva esposa, que contrajo matrimonio con el difunto en Uruguay cuando en el país no había divorcio.
La Corte de Justicia de Salta reconoció como heredera a una mujer que se había separado de su marido hacía 20 años y desconoció los derechos de la nueva esposa de él, casados en Uruguay cuando aún no existía en la Argentina la ley de divorcio.

De esta manera, el fallo desestimó los derechos hereditarios de la mujer casada en segundas nupcias en Uruguay, pese a una demostrada convivencia por dos décadas. Es porque el hombre no adecuó la situación de separación y se divorció de su primer matrimonio.

Embed
Si bien el hombre murió el 17 de marzo de 2008, su separación de hecho de su primera mujer ocurrió en 1979; rehízo su vida y en 1983, antes de la vigencia de la ley de divorcio, se casó en Uruguay.

"La diferencia de efectos entre la separación personal y el divorcio es abismal, más que relevante para subrayar la novedad absoluta del nuevo estado civil de los ex cónyuges", señaló el voto mayoritario de los jueces Sergio Vittar, Guillermo Catalano, Graciela Kauffman y Guillermo Posadas, con la disidencia de Abel Cornejo.